Yo no sé leer tampoco, mi esposo era jodidísimo conmigo

Yo no sé leer tampoco. Mi esposo era jodidísimo conmigo. Era bravo ese señor, me botaba, a veces me pegaba, pero es que yo tampoco me dejaba pegar, insultarme sí me insultaba, cuando estaba jumo era así

Entrevistador 1: ¿Cómo fue la vida de cuando usted era niña?

Edilma Muñoz: Nosotros trabajábamos el machete con mi papá, con él trabajábamos, mi mamá aseaba la casa, nosotros buscábamos los trabajos, ahí sembrábamos, cogíamos arroz, sacábamos maní, higuerilla, era un trabajo para ajeno, a traer cacao; cuando había cogíamos para nosotros, pero cuando no, lo buscábamos por ahí, ganábamos tres sucres.

Entrevistador 1: ¿Fue a la escuela?

Edilma Muñoz: No, yo no sé leer tampoco. Mi esposo llamaba Jacinto Cedeño, pero él era jodidísimo conmigo. Era bravo.

Entrevistador 1: La maltrataba.

Edilma Muñoz: Sí, sí, era bravo ese señor, me botaba, a veces me pegaba, pero es que yo tampoco me dejaba pegar, insultarme si me insultaba, pero yo no me dejaba.

Entrevistador 1: ¿Pero cuando estaba borracho o…?

Edilma Muñoz: Cuando estaba jumo, cuando estaba jumo era así.

Entrevistador 1: ¿Y usted qué sentía cuando él la maltrataba?

Edilma Muñoz: Los muchachos me decían: “Vámonos, vámonos mamá” decían…

Edilma Muñoz: Yo nunca me fui de la casa, ahí aguanté hasta que él murió… Aquí murió. Cayó enfermo 6 días, 8 días, y enseguida murió. Fue rápida la muerte de él, él era borrachísimo, le gustaba el trago bastantísimo, y fumador.

Deja una respuesta