Victoriano Zambrano y Santa Marquínez – Periquiame

(FRySSI,TEM,189) - Victoriano Zambrano y Santa Marquínez - Periqueame

Nos hacía levantar a las 5 de la mañana a desgranar maíz

A nosotros nos hacía levantar a las 5 de la mañana a desgranar maíz, es que entonces tenían cualquier cantidad de gallinas, patos, pavos, y ése era el trabajo de nosotros, ahí el desayuno y buscar la paja, a subir el agua, porque antes se subía el agua en unas marimbas que parecían canuto de caña, se subía al hombro, desde el río un tramito que había que subir y bajar.

Mordidos de culebra, había un señor que le gustaba curar con vegetales

Mordidos de culebra, había también un señor que le gustaba curar con vegetales, él también ponía las inyecciones sino que él las hacía con agua caliente, monte con santa María, con san Juanito.

Esos secretos eran para que votaran la placenta

A algunas mujeres aquí se les quedaba la placenta, medio sabía algunos secretos, le hacía con la camisa del marido la faja, se la ponían en la cabeza, se les daba aceite de comer tibio, tengo tres ahijados con ese caso que no le salía la placenta, esos secretos eran para que votaran la placenta, la placenta se les quedaba pegada en las caderas, se le daba media taza de aceite tibio para que arrojara y desprendiera fuerza y botara la placenta porque no había inyecciones, se le ponía el molinillo en la cabeza y se le molineaba como si fuera menestra se lo ponían en la cabeza, y de ahí también lo amarraban a la faja del marido en la cintura, le ponían la camisa de marido, según eso era secreto, sí funcionaba porque al otro rato ya lo botaba, si se iba en hemorragia tenía que estar un día con los pies para arriba.

Deja una respuesta