Una vez me estuvo llevando el duende

Una vez me estuvo llevando el duende; estábamos en una montaña y se formó una criaturita así chiquita, pequeñita, bien mechona y nosotros a cogerlo y el más corría, siquiera lo seguimos como unas mil varas y no lo alcanzamos.

Deja una respuesta