Si no hay un racimo de verde irlo a buscar donde está en el campo

(FRySSI,TEM,090) - José Cedeño Mero - La Laguna

Pamela: ¿Cuál es la situación de la mujer aquí en la cultura montubia? ¿A qué se dedica?

José: Aquí a hacer los oficios de casa: lavar, cocinar, andar abajo atendiendo los animalitos cuando no está uno, si no hay un racimo de verde irlo a buscar donde está en el campo abajo en la finca ahí, un racimo de guineo, de todo, y eso son los oficios de la mujer en la casa, cuando no se puede no se puede.

Pamela: ¿Y a qué se dedicaba su mamá, sus hijas, su esposa?

José: Ya no le digo que en el trabajo de casa, mi señora por ejemplo hacía esas hamacas así de mocora, a cada rato la teníamos que quemar porque se rompía; Mariana, una hija mía en el pueblo, todavía tiene una hamaca, esa sí de esa piola que venía de nailon, todo hacía, hacia petates y aquí hay, se coge el cogollo de la mocora y con eso hacía petates que vendía, petates para dormir, que antes no habían esos colchones, se hacía petates de cogollo de mocora, todo hacía ella en el campo, ella era costurera también, cosía cualquier cosa.

Pamela: ¿Y qué valores aporta la mujer a la cultura montubia? Su mamá ¿qué valores le implantó?

José: Lo que era que trabajar, hacer las roscas, el pan, para irnos a vender al campo, para hacer el real también pues, había que salir también porque como de repente falta una cosa, falta otra y a veces no hay también.  

 

Deja una respuesta