Otón Talledo – Palmar

(FRySSI,TEM,174) - Otón Talledo - Palmar

Los niños no podían pasar frente a un adulto

sin saludarlo o sin decir el Bendito

Antiguamente los niños no podían pasar frente a un adulto sin saludarlo o sin decir el Bendito, nuestros padres nos enseñaron a saludar a los mayores, así sea pequeño pero el saludo tenía que ir ahí, muchas personas no saludaban, mi papá no fue así malo que nos pegaba sino que nos corregía, eso sí.

En aquel entonces parece que el enamoramiento

era que uno tenía que hablar

En aquel entonces parece que el enamoramiento de uno era que uno tenía que hablar, a veces los padres medio difícil, no dejaban entrar a la casa, a veces con un alcahuete conseguía, yo escribí bastantes cartas, por ahí mi señora las tenía, las cartas cuando éramos enamorados.

Deja una respuesta