Ondina Farías – Piquigua

(FRySSI,TEM,207) - Ondina Farías - Piquigua

De mala fe me amarró mi mano zurda

De mala fe me amarró mi mano zurda porque yo era zurda y no me dejó escribir con la zurda, y eso no me gustaba porque yo estaba enseñada con la zurda.

De noche él se sentaba, y nos pelaba a cada uno una naranjita

Mi padre tenía hartas frutas, el cogía los cajones, los metía debajo de la cama, de noche él se sentaba, y nos pelaba a cada uno una naranjita.

La mala rabia

La mala rabia le llaman a que uno pone una cabeza de plátano a madurar madurita madurita,  la cocina en una olla que esté como renegrida y de ahí la vuelve, la muele, como que la pone pareja como amasar, mi papá quería que le ponga bastante queso, pero el queso que esté seco y saladito y le echen bastante aliño, y todo eso mezclan y la ponen otra vez a hornar en un fogón que tapada, después eso se toma con leche que rico.

Cuando la pantalla se me salía un tigre y yo pego un grito

Me llevó mi abuela con mi tía al cine, no yo nunca había visto eso. Me llevan y me sientan, había la pantalla de ahora que ha de ser como el televisor, estaba viendo yo esas cosas, yo no entendía nada como nunca salía, cuando la pantalla se me salía un tigre y yo pego un grito, yo creía que me iba a comer ese tigre, jajaja yo que nunca había visto nunca sabía eso y la gente se reía y yo decía: de qué será que se ríen, era de mí.

 

Comenzaba a cantar la canción de mi abuela, entonces no terminaba, se acordaba

Le decía mi abuela dice: Virgilio, dice, cántame una canción, y ya enferma de parkinson, que se tiembla todita. Mi abuela le decía a mi papá: mijo, cántame una canción, le cantaba mi papá una, dos, tres, y: ya mijo, ya ahí noma, cuando murió mi abuela que él la tuvo eso fue lo peor para nosotros, que estuvimos con ella y para él. El siguió con su guitarra, se iba al trabajo llegaba, se bañaba, se metía en una hamaca que tenía, se acordaba de la música bajaba a tocar su guitarra se sentaba en la silla, en la hamaca, en la cama y comenzaba a cantar la canción de mi abuela, entonces no terminaba, se acordaba y cogía la guitarra, la alzaba, no terminaba.

 

La costumbre que a un muchacho lo saltaban, lo pasaban por encima del muerto para que no lo sigan, lo cogían a uno en peso y lo pasaban en cruz

Cuando mi abuela murió mi abuela Lucha que murió primero que la mamá de mi mamá, ahí tenían la costumbre que a un muchacho lo saltaban, lo pasaban por encima del muerto para que no lo sigan, lo cogían a uno en peso y lo pasaban en cruz jajaja esa era la costumbre de ante. Si donde estaba acostado el muerto, por ejemplo estaba acostada mi abuela así y lo cogían a cualquier persona y dicen vamos pasando dice para que el muerto no lo toque.

Deja una respuesta