Nos llenábamos bastante, tomábamos bastante borroque. Era rico ese borroque

(FRySSI,TEM,105) -Constancia Pazmiño - La Providencia

Constancia Pazmiño: Mi papá y mi mamá, sí. Pero nosotros trabajábamos por ahí, sí, cargando agua, nos hacían cargar agua en tarro, para ahí las vecinas, o sea como era el tarrito que vendía, y ahí con la plata que vendía esa agüita.

Entrevistador 1: Usted de niña vivía cargado agua.

Constancia Pazmiño: Sí, mi papá me mandaba a subir tres, cuatro tarros de agua para allá donde esos señores, cuatro por acá, y así. Yo no sé cómo le pagaban, eso vendía, cobraba. Quedábamos pobres, no había para la comida, para pagar el arriendo de la casa. Él había tenido hartas cosas, sino que él era borracho, vendió todo, se quedó como en las tablas. Después ya nos llevó a Chone, alquilando aquí, alquilando allá, y así, casita para vivir.     

Entrevistador 1: ¿De pequeñita trabajaba bastante usted?

Constancia Pazmiño: Sí. Hacía desmonte mi papá, lejos, hacíamos borroque, llevábamos unas chontas, en unos pomos y ahí llevábamos, con eso pasábamos el día por allá. Ya nos veníamos a las 3, 4 de la tarde a la casa, y ahí a buscar la comidita, pero pasábamos bien. Nos llenábamos bastante, tomábamos bastante borroque. Era rico ese borroque.

Entrevistador 1: ¿Qué era eso?

Constancia Pazmiño:  Unas pepas (une el pulgar y el índice señalando el tamaño) que todavía hay, aquí hay, y se cocinan, se majan, se saca el jugo, se cocina maduro, se hace bien finito, se molineaba como por decir hacer una colada. (Chicha de achontilla, chucula). Pasábamos con eso, íbamos tomando café, llevábamos una tonguita, cualquier cosa que mi mamá hacía para que lleváramos.

Deja una respuesta