Nos entundó la noche que no sabíamos por donde era el camino

(FRySSI,TEM,123) - Guillermina Solórzano - Mata de Plátano

Una vez a mi papi, él una vez lo enduendaron. Él anduvo perdido, andaba, él en vez de tocar… ¿Cómo es? ¿Cómo le digo? En vez de tocar matas… él tocaba, en vez de tocar las cosas del monte, él tocaba era puras mazorcas de cacao. Él abría, salía clarísimo y él tocaba puras mazorcas de cacao, mazorcas de cacao. Porque él caminó lejos, cayó, cuando ahí salió llegó a la casa. Nueve de la noche, nueve de la noche. Una vez cuando estábamos en (INAUDIBLE*) de oro. Con la comadre Teodora, nos fuimos donde una señora, a dejarle un gato parece que fue. Y esa señora no me acuerdo así cómo llamaría. Y nos venimos, nos cogió la noche conversa y conversa, ya las seis. Y hemos llegado para dentrar a la puerta para llegar a la casa, pasar antes y llegar a la casa. Oiga, nos entundó la noche que no sabíamos por donde era el camino. Caminábamos para allá, encontrábamos unos árboles veíamos de palo de mate, unos mates pero grandísimos que los tocábamos con la comadre Teodora. Y decíamos “¡Ay Dios mío, Señor! ¿Qué? ¿A dónde es que andamos? Dios mío, sácanos al camino”.  Y nosotros éramos que “Agáchate” le decíamos a un niño que andaba en… un burro parece que era. “Ay agáchate mijo cuenta aquí que hay un palo grande y hay esos mates”, -“Ay sí” decía la comadre Teodora “Ay ñaña, aquí hay unos mates grandísimos” dice hermana. “Ay” le digo ,-“¿Onde  es que andamos, por donde es que nos hemos metido?” decía yo. Oiga, pero sí dimos vueltas y encontrábamos era mate para allá y mate por acá. Y no llegábamos pues y tío (INAUDIBLE): “Y bueno qué es de estas muchachas que no vienen, anda (INAUDIBLE*) tópalas, anda búscalas” dice. Y se fue mi compa con el papá. Y llegó mi compa, estábamos a la orillita del camino. Como una cosa mala, sí, mi hija, nos entundó. Si pasamos susto, ajá.

Deja una respuesta