No me separé, él me botó de la casa

Carmen Intriago

Entrevistador: ¿Usted siente que sus valores, sus derechos han sido más respetados?

Entrevistado: Si, pero una vez que salí de mi marido, porque yo estaba con mi marido solamente cocinándole, solo para que haga el café, que él comiera, y yo criando a los niños y nada más, porque yo no bajaba ni a la iglesia, porque si yo iba a la iglesia él ya me decía que iba a verme con el cura, era un señor tan malo.

Entrevistador: ¿Y usted se separó?

Entrevistado: No me separé, el me botó de la casa. Si no, yo estuviera todavía allá marginada.

Deja una respuesta