Me llamaban a las cinco de la mañana rucurucu ahí me quedaba dormiiida en el rallo

Entrevistador: ¿Había que levantarse de madrugada hacer todo eso?

Carmen Ureta: Claro a las cinco de la mañana, a mí me llamaban a las cinco de la mañana rucurucu ahí me quedaba dormiiida en el rallo así jajaja me encontraba mi mam,i ya también el maiz.

Entrevistador: ¿Le sacaban en el mejor sueño para trabajar?

Carmen Ureta: Si y vuelta cogían rucurucurucu yo tenía sueño le digo mami, mi papi le decía pero levántese usted señora hacer no la mande a ella ella quiere dormir por Dios hágalo usted, ay que mañana pasado se cría que esto y que el otro igualita a la que está hablando jajajaja, déjame ver así

(Voz Margarita: Yo en mi casa cuando mi papi el allá todo el tiempo eran cafetera, y hacían vientera de veinticinco treinta trabajadore, ahí uno se acostaba uno merendaba a las cuatro de la tarde pa el trabajador ya todo arreglabamo ahí de ahí me bajaba a recoger café, de ahí hacer otra merienda pa vuelta los los trabajadore los que estaban despulpando café, los que estaban arecogiendo café y lojotro losotro los acostabamo a las doce, a las tres de la mañana ya estabamo vuelta rayando maiz pa tos esos trabajadore).

Entrevistador: ¿Si era bien dura la? (Voz Margarita: Mas nosotro si sufrimo yo digo por mi yo a mi edad toavia no se) ¿Y el trabajo del hombre solo el que?

Carmen Ureta:  Solo de las tres de la tarde se era el trabajo de ellos, hasta las tres no. (Voz Margarita: Si no le digo ya al que le tocaba ya mi papi ponía, cuanto él les tocaba despulpar café y esos quedaban hasta las doce moliendo café, y los otro arecogiendo) Así era la vida.

Entrevistador: ¿Pero se puede ver que la que la mujer amanecía y no descansaba hasta que anochecía? (Voz Margarita: Y vuel noma ese ratito que dormía de doce una dos tres arriba vuelta)

Carmen Ureta: La que le tocaba ya al fin, en la casa mi papa eso sí de lavar no lavaban ellos sino que le lavaban los barresito de la señora Olga la que anda eja viejita por ay, la mama de ella lavaba en la casa ella iba a la casa así era y pagaban pa que juera a lavar, y otra que hay que je llamaba Marciana esa le le ayudarle a cocinar a mi mami cuando había trabajadore hasta que le pagaban, lo mismo como ello tenían café hartísimo esta gente  onde mi tío Lucho por onde quiera esa gente para allá dentro (Voz Margarita: Y ahora mire ni el café).

Entrevistador: ¿Ya no?

Carmen Ureta: Ya ahora no hay ni café

Entrevistador: ¿Se compra por sobre ahora? (Voz Margarita: Ya más fácil)

Carmen Ureta: Que rico baño me ganó a bañar mija (Voz Margarita: Y ahora se ese café era tostado despúlpe el café, arecojalo de ahí haga tostar el café, de ahí a molerlo tenemo que hacer todo eso en la noche.

Entrevistador: ¿Para en segundos tomarse una taza?

Carmen Ureta: Si (Voz Margarita: Imagínese tanto tanto trámite y ahora noma cojo el sobrecito y endulzo y ya rapidito ta).

Deja una respuesta