Lavar en el rio hirviendo la ropa

GUILLERMINA SOLÓRZANO: Tillo, (INAUDIBLE*). Nosotros con la esa… ¿Cómo se llamaba?

GLORIA CAGUA: ((Tucilla)).

GUILLERMINA SOLORZANO: Eso, ((tucilla)).

GLORIA CAGUA: Nosotros poco de jabón, mi abuela ella estregaba en la tina y nosotros destierrábamos (INAUDIBLE*).

GUILLERMINA SOLORZANO: Y ella estregaba en la batea.

GLORIA CAGUA: Sí, con jabón en la batea y nos íbamos juagando. Yo me acuerdo de eso éramos pequeños, uh… cuántos años.

 

GUILLERMINA SOLÓRZANO: Y hervíamos también el… un trapo.

GLORIA CAGUA: Mi madre tenía un tarro de (INAUDIBLE*) de lejía en el mismo río había un horno de piedra.

GUILLERMINA SOLÓRZANO: Un horno de piedra fabricamos nosotros con mi mami. Ahí teníamos un fierro, ahí hervíamos agua y hervíamos la ropa y en el mismo día la juagábamos. Y a mi hija la hacía bañar antes de hervir los trapos, la hacía bañar y ella me ayudaba a lavar los trapos más chiquitos. Ya la hacía bañar ya la ponía a ella a… hervir los trapos, y ella me los iba tirando ahí en la piedra y yo los iba juagando.   

GLORIA CAGUA: Veníamos siete de la noche, las candelillas.

GUILLERMINA SOLÓRZANO: Las candelillas nos alumbraban. Yo con unas tinas como de barril que habían antes.

GLORIA CAGUA: De madera, eran de madera.

GUILLERMINA SOLÓRZANO: Sí, era de madera, la tina era de madera. Como así de barril. Vea, con mis tinísimas llenitas e trapo y mi hija con otro atado.

GLORIA CAGUA: Sí, eso hacíamos cuando yo tenía la edad de trece años. Poder sobrevivir y… hacer vida.

GUILLERMINA SOLORZANO: Para poder comer, para poder comer.

GLORIA CAGUA:  Esta piedra, esto hago pa el desayuno.

Deja una respuesta