La familia tenía la costumbre de tener un huesito de muerto

FRySSI,TEM,114 - Clemente Delgado y Deysi Rodriguez - Las Mercedes

La familia tenía la costumbre de tener un huesito de muerto, el cabito de la vela, para que les cuide la casa. Del comedor le salió una vela prendida y se le paró allá en toda la puerta de la sala; él llamaba y llamaba y que nadie le contestaba y que dijo “no pues, esto no es gente”

Cuando se moría alguien, la familia tenía la costumbre de tener un huesito de muerto o el cabito de la vela, cuando alguien se muere, para que les cuide la casa, sí existía eso anterior, de mi familia, de mi hermana, mi papá sí, lo que sí cogí cabitos de vela. Eso sí, tenía alzado cuando era la casa allá, sí cuidaba la casa, había un chico que mi comadre sí lo conoció, Lido, hijo de La Humita. Sí, ese chico venía siempre aquí y a vece así nos íbamos a lavar al río; un día nos habíamos ido y nos cogió casi la noche, ya subiendo. Y dice que él venía dentrando aquí a la casa y del comedor le salió una vela prendida y se le paró allá en toda la puerta de la sala; él llamaba y llamaba y que nadie le contestaba y que dijo “no pues, esto no es gente” y cogió y se fue. La gente cogía huesos, la calavera, que les cuidara la casa también. El ritual qué tenían que llevar, tenían que velarlo, tenían que velarlo como un santo, tenía que ponerle velas todas las noches, de largo, ponerlo en el altar, ponerle una velita cada 8, si no le ponían la velita de ahí le hacía asustar, ahí se ponían bravos. Ya le hacía asustar o le andaba haciendo cualquier cosa para que se acuerde que ha hecho esa promesa.

Deja una respuesta