Experiencia personal de Jeovanny Gualberto Andrade Vélez

Amante del arte

Nací en Bahía de Caráquez y estoy radicado en la parroquia de San Isidro, del Cantón Sucre. Soy hijo de la Lic. Rosa Elena Vélez y Gualberto Antonio Andrade.

Los estudios primarios y segundaria los realicé en mi parroquia, luego emigré a la capital manabita, donde seguí mis estudios y me gradué como licenciado en ciencias de la educación con mención en pedagogía musical.

Trabajé como docente en una institución particular de Portoviejo durante casi siete años, donde pude ejercer y fortalecer mi profesión, no solo como docente sino también como artista.

Entre mis actividades en ejercicio está la dirección musical a bandas colegiales y a grupos musicales particulares, como también la enseñanza de la música a niños y jóvenes. Actualmente trabajo en la Fundación Raíces y Sueños de San Isidro, formando en el ámbito artístico a niños y niñas de la parroquia y de sus comunidades.

Me considero un amante del arte en sus distintas expresiones, música, teatro, artes plásticas, cine, entre otras formas de expresión artística.

 

Docente instructor de música

Mi inserción y pertenencia a la Fundación Raíces y Sueños, liderada por el Padre Juan Ramón, se debió a la amistad que tiene JuanRa, como así lo conocemos, con mi madre, quien le habló del proyecto de la Fundación y de la creación de las escuelas de arte, entre ellas, la escuela de música, y decidí postular con mi curriculum, para ser parte de este proceso de enseñanza. Me mantengo en el ejercicio de la enseñanza musical, con el objetivo de aportar al proyecto de la Fundación, formando a los niños y jóvenes de la parroquia.

 

San Isidro impulsa el arte a paso firme

Gracias a la Fundación Raíces y Sueños, liderada por JuanRa, San Isidro impulsa el arte a paso firme. Ésta es la parte más interesante para mí, ya que fortalecer esta culturización en nuestro medio, da salidas a las nuevas generaciones y no les deja caer en malos vicios.

Quiero recalcar que soy socio activo de la Fundación. Decidí participar y pertenecer a la misma, porque es la única fundación, que apoya a gran escala y promueve el arte en todas sus expresiones, siendo éste el mismo interés común que tenemos.

 

Jóvenes: el arte nos hace más humanos

Dejo un mensaje para los jóvenes de mi tierra: dedíquense al arte o al deporte, no caigan en malos vicios, el arte nos hace más humanos, más sentimentales, mejores personas y hasta es bueno para la salud.

A la Fundación Raíces y Sueños, mis más sinceros agradecimientos, primero por permitirme ser parte de ustedes y, segundo, por aportar y dar el lugar necesario al arte y, de manera personal, a la enseñanza de la música.