Homero Solís y Eulalia Napa – San Francisco

FRySSI,TEM,229 - Homero Solís y Eulalia Napa - San Francisco

Yo hacía esos cabos largos

Yo hacía esos cabos que le llaman, a la semana hacía a veces 20 cabos largos, de 14 varas, 13 en chone, 30 en chone, en la gamarrilla, rienda de cabo también yo hacía, para vender, sí. La gamarrilla la compraban para arrear chanchos. Ya después comenzaron la gente a sembrar cabuya, hacían gamarrilla de cabuya.

En ese entonces hasta la calzonarias no se usaban

En ese entonces hasta la calzonarias no se usaban, no más eran unos vestidos largotes que usaban las mujeres hasta las pantorrillas. Andaban sin calzón más antes, eso fue en el tiempo antes. Yo ya no usé eso, ni mi madre tampoco, pero se oyó decir que así era. Mis abuelos. Los interiores mi madre me los acababa en máquina, no había interior como hoy día se compra, no, no había. Mi madre, mi padre compraba la tela, y mi mamita me hacía la calzonaria, no como ahora que se compra, no. Yo me acuerdo que yo estaba así, yo no usaba calzoncillo, nada. No más puro pantalón y una camisa largota hasta las rodillas.

La golondrina

Cántese la golondrina para escucharle.

“Las golondrinas van para España

alzan el vuelo, se van, se van.

En busca de árboles, en busca de árbol,

en busca de árbol para descansar.

Qué bonito que es bailar

y mover el cuerpo así,

yo por eso me paseaba por las calles de Madrid.

Hace tres meses que me casé,

con un ingrato que me engañó.

Él era guapo sabía de todo,

pero de genio, ¡válgame Dios!

Matita de surumano, decidme quién te cogió,

ha tenido mala mano que hasta la raíz se secó”.

Deja una respuesta