Enrique Reyes y Maruja Arteaga – El Palmar

FRySSI,TEM,170 - Enrique Reyes y Maruja Arteaga -El Palmar

Esto aquí era un infierno oiga, era unos inviernos gravisisimos, nosotros aquí teníamos que salir afuera a la playa a coger carro y para entrar era lo mismo teníamos que andar a pie o a lomo de bestia.

Me fueron a avisar allá que la Reina había venido de Quito se había accidentado y de ahí me fui y habían muerto como cuarenta fallecidos como mi hijo venia ahí, me fui y la sorpresa que llegó, allá estaba ya, lo tenían ahí en Flavio todo.

Ese es el orgullo del campesino, trabajar al machete.

Cuando yo me comprometí con mi esposo a mí me tocó tostar el café, molerlo, tostar el maíz y el maní para hacer la sal prieta, yo me asaba tres racimos de verde en el día niña uno en el desayuno uno en el almuerzo y otro en la merienda para los trabajadores que iban a  trabajar.

Deja una respuesta