Diocles Mera – Las Brisas

FRySSI,TEM,111 - Diocles Mera - Las Brisas

Teníamos que para cualquier cosa ir a pie, a piesito

Por aquí fue peor, porque aquí era una penalidad terrible, teníamos que para cualquier cosa ir a pie, a piesito, porque no había bestia, no había carro, nada que ver, para llegar a San Isidro de allí perdíamos como quiera  un día, nosotros por más grandes a piecito porque no había  nada de cosas a pie por cruces porque por aquí no, era feisísimo, por la carretera por ponerle, eran inviernos malos.

 

Uno compraba la comida cada 8 días, tenía que tenerla

hasta el domingo, tenía que sostenerla

Cuando enfermábamos, con las pastillitas que uno iba a comprar para mejorar, pedía una o dos cositas como para tenerlas para el diario y allí comprar, la leche, uno compraba la comida cada 8 días, tenía que tenerla hasta el domingo, tenía que sostenerla, al comprar se iba al último que era no había ni cómo comprar porque no había ni trabajo, nada y ya, la vida media cochosa y media mala.

 

Aquí en Las Brisas había un destilado

Aquí en Las Brisas había un destilado en la guardia, uno o dos, allí sembrando la caña y después que sembrábamos la caña, licuaban para moler, de allí sacaban y lo barrían, lo sacaban, buscaban bien para cortar la caña, y de allí a mí me acuerdo que buscaban aceite para que tuviera más para comer, le sacaban la raspadura, sacaban pura, y sacaban raspadura.

 

La guanta, la cazábamos de noche

Animales del monte había bastantes. Había sainos, la guanta, el cheque; todos los animales. De noche cazábamos, la guanta, la cazábamos de noche y todavía de día. Y con perro, corríamos con perro.

 

 

Deja una respuesta