Carlos Rivadeneira – Muchique 1

FRySSI,TEM,321- Carlos Rivadeneira - Muchique 1

Guerra de los Conchas

Mi abuela fue viuda también, vivían aquí cuando esto era montaña, recién llegaron aquí, entonces andaban los tigres por aquí por el río, pitaban ahí del otro lado. Y aquí se criaron, aquí estuvo ella cuando La Guerra de los Alfaristas, venían a hacer el encuentro aquí, en este Muchique, pero una parte llegó y la otra no vinieron, entonces no pasó nada, se quedaron tranquilos no más. La casita de mi abuela ahí, y los animales ahí, cogían gallinas, puercos, lo que a ellos les producía para comer. Y nadie les podía decir nada. Estuvieron ocho días plantados ahí, y de ahí se fueron. Yo estaba, creo, en la barriga de mi mamá, cuando esas cosas. Ellos contaban después que nací ya.

Nos curábamos con remedios naturales

Nos curábamos con remedios naturales. Aquí, un tiempo que llegó esa cosa que le decían disentería, donde uno botaba pura sangre. Por ahí, nosotros mismos ahí nos curábamos con limón, hacíamos jugo de limón y así pasábamos las enfermedades. De la viruela así, le daba a unos y a otros no, así se curaban por ahí, con cualquier cosita. No les daba fuerte tampoco, a mí no me dio eso, la peste, sarampión, toditas esas cosas, a otros sí les daba, y la disentería, como le digo, que uno ensuciaba pura sangre y ahí nos curábamos con limón, fresco de limón y échale jugo de limón.

 

Amorfinos

“Mi garganta no es de palo

ni hechura de carpintero

el que me quiere ver cantar

deme una copa primero”

 

“El día que yo me muera

no me lloren mis parientes,

que me lloren los alambiques

donde destilan el aguardiente

 

 

“Negrita dame la mano para

apretarte los dedos

para llevar un recuerdo

ya que llevarte no puedo”

 

“Que linda cinturita

que anoche te la medí

con una vara de cinta

catorce vueltas les di”

Deja una respuesta