Bárbara Chila – La Chicha

FRySSI,TEM,054 - Bárbara Lorenza Chila - La Chicha

No había escuelas

Cuando yo nací y ya fui grande, no había escuela ninguna, no estudié, sólo trillos había, salíamos a pie, había que ir con cuenta porque había mucha culebra.

Colerín, pulmonía

Entonces había enfermedades bastantes, había el colerín, había pulmonía, había viruela de gallina, de cristiano, no había remedio.

 

Nadie sabía rezar

Antes nadie rezaba, eran como moros, nadie sabía rezar, nadie sabía encomendar, nadie sabía que Diosito es el que lo manda, mi Padre… nadie, no le digo, como moro.

Antes todo producía

Entonces había gallinas bastante, se criaban gallinas, se criaba todo animalito. También se cosechaba el fréjol, se cosechaba todo lo que se sembraba, porque en ese entonces llovía, se sembraba de todito, todo producía, y ahora no.

 Esa vieja para qué vamos a estar saludando

A veces unos saludan, otros no saludan. Pasan tiesos por ahí, me ven una viejita, “esa vieja para qué vamos a estar saludando”. Y de antes no, veíamos un señor, teníamos que arrodillarnos a saludarlo. Era la costumbre de antes.

Mi palabra es una escritura

Mi palabra es una escritura, de antes sí, la palabra era escritura, lo que uno decía era una palabra escritura, de palabra seria, si uno decía: “Yo pongo tal cosa”, eso se respetaba, era una escritura.

 También utilizamos el churo para llamar a la gente

El churo para llamar a la gente, habían unos churotes grandísimos, tenía mi mamita un grandote y ya cuando estaban trabajando así lejos, ya era el churo: uuu, y era al almorzar, que lo llamaban, esa era la señal, para que vinieran a comer.

Deja una respuesta