Anny Vera – 9 de octubre

16 hijos tuve, 6 varones y 10 mujeres. Tengo vivos trece.

 Yo primero les hacía echar el agua antes del bautismo, antes no se podía tener niños moros. El espíritu malo se presentaba y se lo llevaba.

 A un amigo mío un día se lo llevó un duende, lo metió a un hueco y lo amarró con bejuco.

 Antes se le quemaba el ombligo al niño; cuando ya nacía se le quemaba el ombligo con una velita, se le ponía una cascarita en el ombligo, ahí se le iba quedando dormidito y a los tres días se le caía.

Deja una respuesta