A mí de señorita me pegó un día, me rompió aquí la cabeza, porque pasó un chico y dijo: “Buenos días” y yo dije: “Buenos días”

(FRySSI,TEM,105) - Constancia Pazmiño -La Providencia

Entrevistador 1: ¿Y cómo era su papá? ¿Cómo era la manera de ser de él?

Constancia Pazmiño: Era bravo, nos pegaba, nos castigaba, ya hasta grandes. A mí de señorita me pegó un día, me rompió aquí la cabeza, porque pasó un chico y dijo: “Buenos días” y yo dije: “Buenos días”, porque había saludado nada más, que decía que era enamorado, pero no era, en ese entonces no era enamorado. Ya después llegó a ser mi enamorado, y llegó a casarse conmigo.

Entrevistador 1: ¿El mismo?

Constancia Pazmiño: El mismo, sí.

Constancia Pazmiño: Pero era primera vez, yo ni lo conocía. Yo estaba así en la casa, en la galería tiempo y pasó: “Buenos días”, -“Buenos días” le dije. “Cómo ha amanecido” – “Bien” le digo, “Gracias”. No más me siguió viendo y gracias, entré y me cayó, con una tenaza me rompió aquí la cabeza. Aquí tengo el cortecito. Era bravo, malo con mi mamá, celoso, era celosísimo.

Deja una respuesta